Entradas

Cédula de citación del Soberano Gran Comendador de Cuba por sus declaraciones.
Cédula de citación del Soberano Gran Comendador de Cuba por sus declaraciones.
Un grupo de manifestantes en La Habana.
Un grupo de manifestantes en La Habana.
Auto de encarcelamiento de disidentes, entre otros, masones.
Auto de encarcelamiento de disidentes, entre otros, masones.
El lema de 'patria y vida' aglutina a los opositores al régimen.
El lema de 'patria y vida' aglutina a los opositores al régimen.
Las convocatorias de protesta su suceden por redes sociales.
Las convocatorias de protesta su suceden por redes sociales.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos documenta, al menos, 757 personas detenidas o desaparecidas «arbitrariamente» durante las protestas contra el Gobierno

Las condenas del mundo masónico por las violaciones de derechos humanos en Cuba continúan. Si la semana pasada se conocía la repulsa unánime de multitud de obediencias americanas, esta semana ha trascendido el comunicado de la Gran Logia de España, la única del continente europeo, según tenemos constancia hasta la fecha, que ha reprobado la represión a los hermanos de Cuba a manos del régimen castrista encabezado por Díaz-Canel.

Las medidas represivas han recaído incluso sobre el Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33, José Ramón Viña Alonso, al que la policía citó para declarar por el comunicado difundido por la Gran Logia de Cuba en protesta por la situación del país, según el documento al que hemos tenido acceso.

Otros hermanos también han tenido dificultades con la policía política o están encarcelados injustamente, de conformidad a la documentación obrante. El Comité Masónico de Derechos Humanos, en la misma línea, ha reprobado los hechos A continuación, pueden leer íntegramente el escrito que han divulgado los masones regulares españoles en su newsletter:

«La Gran Logia de España sigue con profunda preocupación las noticias que llegan de Cuba acerca de la dureza de la represión tras las protestas por la falta de libertades democráticas en la isla. La Gran Logia de Cuba primero y el Supremo Consejo de Cuba poco después han emitido sendos pronunciamientos públicos en los que consideran inaceptable el llamamiento de la Presidencia de Cuba a enfrentar en las calles las manifestaciones y abogan por la paz, la concordia y la justicia social frente a las apelaciones al odio, la violencia y el fanatismo.

La Masonería moderna se distingue, desde su creación hace 300 años, por una cerrada defensa de los valores que han construido nuestras sociedades democráticas. Frente a la ortodoxia de todos los totalitarismos políticos o los integrismos religiosos que pretenden uniformar el pensamiento y las creencias desde la cerrada intolerancia a la heterodoxia humana, la Masonería se reafirmará siempre en la celebración del librepensamiento como piedra angular de la dignidad y el progreso. Al igual que ocurre en todas las Respetables Logias del mundo, los masones aspiramos, desde el respeto a la idiosincrasia de cada país o comunidad, a la convivencia tolerante, dialogante y fraterna de todos los seres humanos, más allá de su ideario político, su credo religioso o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

La Masonería Española, que ha padecido a lo largo de su historia la persecución, el exilio y el exterminio, aplaude la valiente defensa de los principios masónicos por parte de las instituciones masónicas de Cuba y condena la represión que, de acuerdo con las noticias de que disponemos, se está produciendo contra los miembros de la Masonería Cubana».

COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS
Ya no sólo las organizaciones masónicas han puesto sus ojos sobre la situación de la isla. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha expresado su «preocupación» por lo que considera como «graves violaciones» de los Derechos Humanos a raíz de las protestas contra el Gobierno, que comenzaron el pasado 11 de julio.

En un comunicado, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH ha reiterado su rechazo a las «acciones de represión durante las manifestaciones» y ha advertido de que las denuncias recibidas por parte de la sociedad civil «son graves y merecen la atención de las autoridades cubanas y la comunidad internacional». «Según la información recibida, las jornadas de protesta estuvieron seguidas de un despliegue policial tanto en las calles como en residencias de particulares, que se habría extendido por varios días», recoge el texto. Así, la CIDH ha indicado que los hechos denunciados «incluyen detenciones de cientos de manifestantes, incomunicación de las personas detenidas y la incertidumbre de familiares sobre su paradero».

La CIDH ha señalado, además, que se han registrado actos de «vigilancia y monitoreo a residencias», así como la apertura de procesos judiciales «sin que se garantice adecuadamente el derecho de defensa de las personas bajo custodia estatal», tal y como ha recogido la cadena Radio Televisión Martí. «En este marco, la Relatoría ha sido informada sobre las primeras condenas de prisión a raíz de las protestas del 11 de julio, las cuales se habrían dictado luego de un juicio sumario en el que la mayoría de los acusados no contó con defensa legal y en la que doce personas recibieron sentencias de 10 meses a 1 año de cárcel», ha alertado.

En este sentido, ha hecho hincapié en que existe una falta de información por parte del Gobierno: «autoridades policiales y de la Fiscalía negaron que hubiese una sola persona desaparecida, afirmaron que en la isla no hay lugares de detención desconocidos o secretos». Por ello, ha pedido a los países de la región que «cumplan su deber internacional de actuar sobre la base de la licitud de las protestas y bajo el supuesto de que no constituyen una amenaza al orden público».

OBSERVATORIO CUBANO
Mientras tanto, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos documentado desde el pasado 11 de julio hasta esta madrugada, al menos, 757 personas detenidas o desaparecidas «arbitrariamente» en Cuba por «manifestarse pacíficamente y pedir derechos sociales y cambios políticos».

De ellas 601 son hombres y 157 mujeres y, entre estos detenidos, hay al menos 13 menores de edad, de ellos 3 mujeres y 10 hombres. El OCDH ha exigido, además, que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU «establezca una comisión de investigación, con la participación de expertos de organizaciones de derechos humanos independientes, para evaluar la naturaleza de estos hechos, determinar la cantidad de víctimas, documentar la cantidad de personas en las cárceles, conocer los delitos que se le imputan y verificar el cumplimiento del debido proceso, si es que ha existido la comisión de delitos».