,

San Sebastián acepta la escultura masónica de la logia Altuna

Redacción El Francmasón
Sígueme
Últimas entradas de Redacción El Francmasón (ver todo)

Por acuerdo de una reciente Junta de Gobierno, la obra de José Miguel Utande se convierte en un bien municipal

El Ayuntamiento de San Sebastián ha aceptado formalmente la donación de la escultura de la logia Altuna Berri ‘Memoria de una luz: Fraternidad’, colocada en el Jardín de la Memoria, en  la ribera de Loiola. La obra rinde homenaje a los masones donostiarras represaliados por el franquismo.

Aunque la escultura está instalada en su emplazamiento actual desde hace ya más de 3 años, no ha sido hasta la celebración de una reciente Junta de Gobierno en la que se ha recibido la escultura por parte del Consistorio para incorporarlo al catálogo de bienes municipales.

En su página web, la logia Altuna informa de la donación de esta escultura realizada por el escultor madrileño José Miguel Utande. Está dedicada especialmente a los miembros de la Logia Altuna Nº. 15, que precedió a la existente en la actualidad. Ésta trabajó entre 1932 y 1936, cuando cesó su actividad a causa del conflicto bélico causado por la Guerra Civil.

Memoria Histórica

La Logia Altuna Nº. 52 estableció desde su nacimiento la necesidad de recuperar la memoria histórica de la Altuna nº 15. Desde 2001, año de su fundación, estableció un grupo de trabajo e investigación con este objetivo. El Archivo de la Memoria Histórica de Salamanca aportó muchos registros relacionados con la Altuna No. 15. y con sus miembros. La gran mayoría fueron perseguidos y en algunos casos juzgados por el Tribunal de Represión de la Masonería y el  Comunismo, bajo los delitos contemplados en la ignominiosa Ley del mismo nombre.

Fruto de estas investigaciones, la logia publicó en 2016 el libro ‘Memoria de una Luz’ relativo a las investigaciones realizadas a lo largo de catorce años. Este libro responde al objetivo de búsqueda de la verdad y restablecimiento del buen nombre de ciudadanos ejemplares que fueron perseguidos de manera ignominiosa durante el franquismo, pero es necesario complementar ese recuerdo con un lugar que nos permita el homenaje y el recuerdo permanente y la posibilidad de ser fieles a la memoria de los hombres y mujeres perseguidos por el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo, entre los que se encontraban muchos miembros de la Logia masónica Altuna Nº. 15 (1932-1936), así como otros muchos donostiarras y guipuzcoanos. Así nació el proyecto de esta escultura. Es la única en España realizada por masones y dedicada a la memoria de todos los masones del pasado.

La Obra y el Autor

José Miguel Utande (Madrid 1951) es un reputado escultor madrileño. Ya despuntó en París en los años setenta y ochenta del siglo XX, ganando el prestigioso Premio Normandía. Posteriormente también ganó el Premio Nacional de Escultura CAMPV en 1985. Más allá de su currículum como artista, hay que destacar el firme compromiso de Utande con la libertad, que se manifiesta en todas sus obras. Su obra monumental “Tres” (Pradolongo Madrid) ya anunciaba su compromiso con la restitución de la injusta fama que ha perseguido a los masones.

Por eso, cuando la Logia Altuna Nº. 52 le propuso la idea de realizar una escultura específica en recuerdo a los masones y a las personas represaliadas por el Tribunal de Represión de la Masonería, no lo dudó un instante. Puso toda su sabiduría escultórica al servicio desinteresado de esta causa. Sólo de esta manera, una obra de esta dimensión de “Memoria de una Luz” puede llegar a ser realidad.

Simbólicamente la obra recrea el triángulo equilátero sobre los que descansan los postulados de la masonería liberal y adogmática: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Al mismo tiempo, desde la visión cenital recrea el símbolo del infinito. Así nos hace partícipes de esa reflexión existencial que preside toda la acción simbólica de la Masonería.

Un momento de la inauguración de la escultura hace 3 años.

Inauguración

La escultura “Memoria de una Luz” se inauguró el 30 de junio de 2018. El acto contó con la presencia de más de 100 personas. Entre ellas podemos contar con masones y masones de más 18 Logias y 5 Obediencias masónicas diferentes. Contó con la especial presencia de Xavier Molina, Gran Maestre de la Gran Logia Simbólica Española. A ella también asistieron representantes del  Ayuntamiento de Donostia San Sebastián, como Ernesto Gasco, Teniente de Alcalde de la ciudad y Miguel Anjel Diez, Concejal del Distrito Este de la capital donostiarra.

La Inauguración se realizó con un sencillo ritual masónico redactado por la GLSE para la ocasión. La escultura se inauguró bajo los auspicios de la Verdad, la Justicia y la Reparación, principios rectores de la Memoria Histórica. Varios medios se hicieron eco del acto en la prensa escrita y en la radio. Puede obtener más información sobre la Inauguración de la escultura en esta página.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta