Pasa al Oriente Eterno Marc-Antoine Cauchie, presidente de honor de Clipsas
Redacción El Francmasón
Sígueme
Últimas entradas de Redacción El Francmasón (ver todo)

El presidente de honor de Clipsas, Marc-Antoine Cauchie, ha pasado al Oriente Eterno, según ha informado en su perfil de Facebook el actual dirigente de la organización masónica, Iván Herrera Michel.

Clipsas, principal agrupación mundial de obediencias masónicas liberales, ha despedido con enorme pesar a su dignatario. Según las mismas fuentes, el óbito se ha producido en la población de Olm, en el Gran Ducado de Luxemburgo.

«No se puede concebir la historia de CLIPSAS sin referirnos al aporte personal y liderazgo de Cauchie de 1993 a 2021», ha destacado Herrera.

Imagen de Marc-Antoine Cauchie (fuente: perfil de Facebook de Iván Herrera).

Iniciado en la R.L. La Franche Amitié de París, en el seno del Gran Oriente de Francia (GODF), se trasladó a Luxemburgo en mayo de 1984. Allí se afilió al Gran Oriente de Luxemburgo, donde llegó a ser Gran Maestro en 1991 y Soberano Gran Comendador de su Supremo Consejo en 2003. En ambos cargos fue reelecto.

Desde 1990 asistió a todas las citas de CLIPSAS, excepto la de Montreal de 2019 por sus limitaciones de salud, y fue su presidente en los años 1993, 1996, 2000 y 2008. En la Asamblea General de 2011 en Estrasburgo fue elegido Presidente de Honor, cuya vicepresidencia ocupó el propio Herrera de 2008 a 2011 y «de sus luces me quedan grandes enseñanzas», ha signficado éste.

En su vida profesional fue general de cuatro estrellas de la OTAN y miembro de la Legión de Honor de la República Francesa. Al parecer, se despidió en paz del mundo profano y pudo abrazar a su esposa Teresa, a sus hijos y a sus nietos en estas horas de dolor.

Las exequias se celebrarán el jueves 25 de noviembre a las 16,00 horas en la localidad portuguesa de Covelo do Gères – Montalegre, lugar de donde es originaria su esposa.

Como entona Herrera en su perfil, la masonería universal llora su muerte, deposita una rama de acacia en su tumba y le despide con su divisa: «Adios Hermano, sit tibi terra levis. Gimamos, Gimamos, Gimamos… pero esperemos».

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta