,

Muere Joaquim Salamero, presidente de honor de la Federación Nacional de Libre Pensamiento y miembro del GODF

Redacción El Francmasón
Sígueme
Últimas entradas de Redacción El Francmasón (ver todo)

Muere Joaquim Salamero, presidente de honor de la Federación Nacional de Libre Pensamiento y miembro del GODF

La Federación Nacional del Libre Pensamiento (Francia) acaba de perder a su presidente de honor, víctima del COVID19. El óbito se produjo el 4 de febrero. Contaba con 90 años. Hijo de exiliados republicanos españoles estuvo vinculado al sindicalismo confederado, al anarquismo, a la masonería y al libre pensamiento.

Salamero realizó importantes contribuciones teórica con su agudo análisis del Tratado de Maastricht y del concepto de “subsidiaridad” (de origen clerical y vinculado a la Doctrina Social de la Iglesia). También contribuyó al nacimiento de la asociación Europa Laica hace veinte años. La noticia ha sido dada a conocer por la organización que presidía honorariamente a través de un comunicado de prensa, que se reproduce a continuación:

“En un período de extrema tensión social, que sirve de coartada para que los líderes restrinjan las libertades públicas y acumulen reformas perjudiciales para los ciudadanos, trabajadores y jóvenes de nuestro país. Lo lloramos como amigo, hermano, camarada, compañero… Se merecía todos estos calificativos en todos sus compromisos políticos, filosóficos, seculares y sociales. Lo lamentamos sinceramente, con toda su familia. Enviamos nuestro más sentido pésame a su esposa, hija y nietos. Somos testigos del profundo cariño que le teníamos.

Hijo de inmigrantes españoles expulsados ​​de su país por la llegada al poder del dictador Primo de Rivera, había hecho suya la lucha de la clase obrera y su emancipación. Militó en el anarcosindicalismo y el anarquismo, componentes fundamentales del movimiento obrero. Era un trabajador en activo, un proletario en su clase. Nunca se rindió a las sirenas del capitalismo. Hizo campaña por su fin, por la abolición definitiva del trabajo asalariado y los empleadores, por la emancipación total de la Humanidad.

En esta perspectiva, había adquirido muy pronto la convicción de que las iglesias, y especialmente la católica, gobernadora del culto mayoritario en España y Francia, era un obstáculo pernicioso e importante para esta emancipación. Por eso, manifestó un apego visceral al secularismo y a su forma institucional: la ley de separación de las Iglesias y del Estado que tenemos en Francia. Fue un inmenso luchador secular al que el Libre Pensamiento le debe mucho. Era un pensados libre desde sus primeros años.

Sobre todo, le debemos un conocimiento profundo de la Doctrina Social de la Iglesia, de su conexión con el corporativismo como componente del fascismo. Más recientemente, ha podido definir la naturaleza de la subsidiariedad, consigna de la Unión Europea derivada directamente de esta doctrina social. Al hacerlo, alimentó el reflejo del libre pensamiento francés desde los Acuerdos de Maastricht hasta el referéndum de 2005.

Antes de ser presidente honorario, fue presidente de la Federación Nacional de Libre Pensamiento, desde mediados de los noventa hasta 2007, cuando dimitió y elegimos a nuestro difunto presidente Marc Blondel, fallecido en 2014.

Tenían en común su compromiso con la Confederación General de la Fuerza Laboral Ouvrière (CGT-FO). Marc era su secretario general, Joachim tenía varias responsabilidades, particularmente en el departamento de Gironde y era miembro de la Comisión Ejecutiva Confederal. También tenía un intenso apego al sindicalismo independiente y la independencia del movimiento obrero. Para él, era una forma de combate contra el estalinismo que pretendía someter completamente al movimiento sindical a un partido.

En la CGT-FO había entonces toda una generación de trabajadores militantes que, sin consensuar las formas que debía adoptar la emancipación obrera -podrían ser reformistas, trotskistas o anarquistas- lucharon fraternalmente por defender a los trabajadores. Cada libre pensador podía tener su concepción de lo que sería la República Social, pero la asociación, en su conjunto, desafió el dominio del capital sobre el trabajo. Durante su mandato y posteriormente, Joaquim siempre siguió esta concepción.

Digamos también algunas palabras sobre el hombre: humanista y humano en el sentido más noble y profundo del término, era una persona cálida. Era miembro del Gran Oriente de Francia y había sido Venerable de su Logia madre. Dotado de una voz profunda y profunda, mantuvo una calma inquebrantable en sus declaraciones, y aunque fue inflexible en la defensa de sus puntos de vista, supo cómo hacer que sus oponentes sintieran el respeto que él tenía por ellos. Al evocar su voz guardamos gratos recuerdos de su gusto por cantar la Internacional en español en los banquetes fraternos de los congresos nacionales”.

 Arriba parias de la tierra, ¡En pie, famélica legión!

(¡Levántense los condenados de la tierra, Levántense los condenados del hambre!).

Todo esto hizo que sintiéramos por Jo Salamero un cariño genuino, casi filial para muchos de nosotros, y su fallecimiento nos llegó a la mente y al corazón.

La verdadera tumba de Jo Salamero estará siempre en el corazón de quienes lo amaron y en la conciencia de quienes lo recordarán.

Saludos y Fraternidad.

Jean-Sébastien Pierre, presidente de Libre Pensée

Christophe Bitaud, vicepresidente de Libre Pensée

Christian Eyschen, secretario general de Libre Pensée

La enciclopedia de biografías anarquistas maitron.fr., lo describe tal que así:

“El padre de Joachim Salamaro, nacido en Barbastro (España), se refugió en Francia bajo la dictadura de Primo de Rivera. Su tío estaba en el grupo que, el 4 de junio de 1923, organizó el asesinato, junto Buenaventura Durruti, del cardenal Soldevilla, cardenal que había animado y organizado el pistolerismo patronal contra el sindicalismo. Su madre, también hija de españoles, nació en Pau. Sus padres eran zapateros en Burdeos.

De 1946 a 1949, Joaquim Salamero cursó estudios en la Société Nationale de Construction Aéronautique du Sud-Ouest (SNCASO), donde obtuvo un CAP de mecánico-instalador. Posteriormente fue contratado en la Bordeaux Cutting and Stamping Company (SDBE) y luego hizo el servicio militar en Meknes (Marruecos) como mecánico en la escuela de pilotos, donde participó en una huelga de tres días contra el aumento de la jornada laboral. Liberado en 1953, fue contratado por Dassault en Mérignac, donde fue delegado del personal de la CGT y miembro de la comisión de juventud del sindicato departamental.

En 1947 conoció a Aristide Lapeyre  en un mitin de apoyo a la CNT española en el exilio y asistió a la escuela racionalista Francisco-Ferrer. En 1953 se incorporó al grupo Lucifer de Libre-Pensée y al grupo Sébastien-Faure de la Federación Anarquista (FA), de la que pronto fue secretario. En 1955 participó en una gira de estudios de la CGT en Varsovia, donde conoció la miseria de los trabajadores en el “socialismo real”.

Se unió en 1963 con responsabilidades diversas al sindicato Force Ouvriere. Desde entonces condujo corrientes anaorcosindicalista al sindicato, asociándolo a las actividades de la Federación de Libre Pensamiento. Así, implicó al sindicato en campañas por la escuela laica y el laicismo en Francia. En la actualidad era presidente de honor de la Federación de Libre Pensamiento.”

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta