Iván Herrera, presidente de CLIPSAS: “Uso la regla para trabajar y distribuir el tiempo, como aprendiz que soy”

Redacción El Francmasón
Sígueme
Últimas entradas de Redacción El Francmasón (ver todo)
«CLIPSAS es fuerte, con magníficos recursos humanos, financieramente sólido y con iniciativas institucionales”

«La huella del GODF como fundadores de CLIPSAS permanece indeleble y las puertas están abiertas»

«Las tecnologías son un gran avance, pero no se puede pasar por encima de los derechos fundamentales de un ser humano»

Iván Herrera, durante una de sus videoconferencias.

Hace apenas unas semanas, CLIPSAS, la mayor federación mundial de logias liberales, eligió al abogado, profesor universitario y escritor colombiano Iván Herrera Michel como presidente. Desde su toma de posesión, está desarrollando una intensa actividad que le ha llevado a comparecer públicamente en multitud de ocasiones para divulgar el trabajo de esta organización creada en enero de 1961 en Estrasburgo para unir a todos los masones del mundo.

Afincado en la bulliciosa ciudad portuaria de Barranquilla, se trata de la primera vez que un hermano cuya lengua madre es el español, ostenta un cargo de tanta relevancia para la difusión de los valores masónicos. Miembro de la logia Obreros de la Libertad, adscrita a la Federación Colombiana de Logias de Masónicas y de 62 años de edad, a continuación les dejamos sus esclarecedoras palabras.

Acaba de resultar elegido presidente de CLIPSAS, principal agrupación de obediencias liberales del mundo. ¿Qué le gustaría transmitir a sus HH.·. tras este importante éxito? Básicamente, que para la masonería la libertad de conciencia, la tolerancia mutua y una cadena de unión universal sigue siendo una buena idea para afrontar los escenarios de incertidumbre que anuncia el siglo XXI.

A todos aquellos que hablamos la misma lengua, nos satisface enormemente que por primera vez un hispano o alguien que habla castellano, se encuentre al frente de CLIPSAS. ¿Qué significado hay que darle a este hecho?, ¿qué repercusión tiene en el mundo que se denomina latino? El mensaje central del acontecimiento, al que en realidad solo le doy un carácter anecdótico, puede ser el del mismo Llamamiento de Estrasburgo de 1961, que le sirve de fundamento a CLIPSAS: que la Cadena de Unión que se pretende es realmente universal.

CLIPSAS es miembro con carácter especial consultivo del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la ONU. ¿Cuál es la misión que se desarrolla en ese organismo?, ¿cómo se podría visibilizar?, ¿qué actuaciones tienen previsto con los medios de comunicación en relación a la actividad que realizan? CLIPSAS es miembro del Consejo Económico y Social (ECOSOC), uno de los seis órganos principales de las Naciones Unidas, en el que es probable que surjan nuevas ideas que trasciendan los intereses categóricos y miren hacia el futuro. Nuestro papel consiste en examinar las cuestiones económicas, sociales, culturales, educativas, de salud pública y de desarrollo sostenible. Hasta ahora nuestro rol se ha centrado en el Derecho a la Paz y el Desarrollo sostenible.

El presidente de CLIPSAS durante una intervención pública.

¿Cuáles serán las líneas maestras que desarrollará en su mandato? Al llegar a la Presidencia, me he encontrado con un CLIPSAS fuerte, con magníficos recursos humanos, financieramente sólido y con unas iniciativas institucionales andando. En cuanto a la externalización de la acción constructiva de CLIPSAS, tenemos además de las obligaciones emanadas de la vinculación con ECOSOC, el Observatorio para el Respeto de la Dignidad Humana, creado en la Asamblea General de Rotterdam, en el año 2016, y la Comisión de Bioética, creada en la Asamblea General de Montreal, en 2019. En lo interno, seguir con los coloquios y atender las necesidades fraternales y de las coyunturas con un enfoque netamente humanista.

¿Sería posible reconducir las relaciones con el Gran Oriente de Francia? Esta obediencia es miembro fundador de CLIPSAS; sin embargo, mucha gente desconoce la causa por la que dejó de pertenecer, siendo como es, la primera potencia Masónica de la Europa continental. Tengo el mayor respeto por la trayectoria, la antigüedad, y, sobre todo, por las luces del Gran Oriente de Francia, en el que me honro conocer a muchos masones de los más altos quilates. Hasta donde me han dicho, el convento ha decidido reorientar su política internacional y concentrarse en Europa, en donde está adelantando una gran labor de la mano con otras Obediencias agrupadas en la Alianza Masónica Europea. Hay plena conciencia de que la impronta y la huella de los fundadores de CLIPSAS permanece indeleble y las puertas están abiertas.  

Usted, además de hermano, tiene una importante faceta profesional como abogado y como autor de numerosas obras masónicas. Como experto en diversas temáticas, ¿a qué retos nos enfrentamos en la actualidad para hacer valer nuestros valores? En resumidas cuentas, nuestro principal reto consiste en cuidar la tradición mientras tratamos de mantener al hombre como la razón de ser de la civilización. La virtualización, la inteligencia artificial, el posthumanismo, los algoritmos, etc., son un gran avance civilizacional, pero ofrecen el peligro de convencernos de que un ser humano es una base de datos que se puede moldear a discreción por su propio bien y el de toda la sociedad, pasando por encima de sus derechos fundamentales individuales, colectivos y culturales.

Durante su intervención en las jornadas sobre masonería de la logia Constante Alona, hizo un alegato a favor de la integración de mujer en la masonería y el abandono de los clichés machistas en el uso del  lenguaje. Como todos sabemos, hay una parte importante de la masonería que está instalada en el inmovilismo con respecto a ese tema. ¿Cómo se puede defender el lema libertad, igualdad y fraternidad y no considerar al menos a la mitad de la población? Yo creo que es válido un proyecto obediencial constructivo de sororidad femenino, de fraternidad masculino o de mixticidad de género, siempre y cuando no se basen en discriminaciones o supremacismos. Quien use clichés degrada el debate. Los avances humanistas nunca son integrales sino asimétricos.

Muchas obediencias se han visto muy perjudicadas en su afiliación y en el desarrollo de sus trabajos a causa de la crisis causada por el COVID-19. ¿Qué se puede hacer para solucionarlo? Con la pandemia y sus restricciones sanitarias sobrevinientes, estamos haciendo camino al andar, y hemos tenido experiencias valiosas en reuniones virtuales que no nos imaginábamos hace dos años. De hecho, hoy las obediencias compiten en ofrecer contenidos por plataformas virtuales. Se nos viene una forma mixta, entre virtual y presencial, pero no todo se puede hacer por Zoom porque convertimos nuestras más Iniciáticas ceremonias solemnes en una teatralidad banal.  Hay que separar cada cosa para cuidar lo Masónico que exige la presencialidad y el contacto humano directo.

Es autor del blog ‘Pido la palabra’, donde toca temáticas muy interesantes. ¿Podríamos decir que la gloria al trabajo es su lema personal?, ¿de dónde saca el tiempo para desarrollar tanta actividad? Tampoco es mucha la actividad. Pero ya que preguntas, te confieso que uso la regla para constatar el avance del trabajo y la distribución del tiempo dedicado al mismo, como el Aprendiz que nunca he dejado de ser. Las herramientas masónicas nos las pusieron en las manos para usarlas. Yo solo trato de usarlas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta