Georges Sérignac, Gran Maestre del GODF, alerta sobre el auge de los fanatismos en su toma de posesión

Redacción El Francmasón
Sígueme
Últimas entradas de Redacción El Francmasón (ver todo)

Georges Sérignac, Gran Maestre del GODF, alerta sobre el auge de los fanatismos en su toma de posesión

El pasado 16 de enero era elegido Gran Maestre del Gran Oriente de Francia (GODF) -primera potencia masónica liberal del mundo-, el veterinario Georges Sérignac. A continuación os dejamos completo su discurso de toma de posesión, en el que hubo constantes advertencias contra el auge del fanatismo y el fascismo en el mundo en su forma de extrema izquierda y extrema derecha. Particularmente en Francia, ha causado más de 300 víctimas mortales en su forma de islamismo radical. La masonería trabaja desde hace siglos de forma inquebrantable en la búsqueda de la tolerancia y la concordia universal. El discurso de Sérignac fue fiel reflejo de estos anhelos. El Gran Maestre tiene 67años y cuatro hijos. Procede del Valle de Oise, una región muy próxima a París, al norte de la capital francesa.

Muy respetable Presidente,

Mis QQ:. HH:. Consejeros de la Orden,

Mis QQ:. HH:. pasados GG:. MM:. del G:.O:.D:.F:.,

Mi Q:. H:. Jean-Philippe,

Mis QQ:. HH:. dignatarios de las Instancias,

Y todos ustedes, mis QQ:. HHos:. y mi QQ:. HHas:.

“Incluso para aquellos que han estado cerca de ella como yo durante mucho tiempo, ¡la masonería sigue siendo inesperada y enriquecedora día tras día!”. Así concluyó el hermano Raymond Jolly, cuando tenía 101 años, su plancha con motivo de la ceremonia de celebración de sus 80 años de masonería.

A lo largo de nuestra conversación, durante las fiestas que siguieron, me impresionaron su inteligencia y su vivacidad intelectual, que permaneció tan intacta como su capacidad de absorción de sólidos y líquidos, en una representación casi alegórica de la masonería.

Nuestro H:., artesano de oficio, irradiaba sabiduría, altura de miras y sencillez. Las HHas:. y los HHos:. presentes, estaban felices y satisfechos. Fue hace unos años, un momento suspendido, ligero y sin embargo de infinita profundidad. Un momento justo y perfecto. Un momento masónico, intraducible para los no iniciados.

Desde entonces, “el segador duro con su espada ancha” ha pasado y Raymond ya no puede ser más que un recuerdo feliz, pero con otros HH:., habiéndose unido al Eterno Oriente, permanece en el panteón personal de mi corazón y mi mente.

Allí ocupa un lugar muy especial Louis-Pierre Jingand, el VM que me recibió y acompañó mis primeros pasos como Aprendiz, me animó con su afecto fraternidad, luego me honró con su amistad y en quien pienso muy fuertemente en este momento. .

Estos HH:. son insustituibles. Me alimentan y me acompañan permanentemente con  las HHas:. y HHos:. con los que, día tras día, la masonería me dio la oportunidad de codearme.

Todos diferentes, están unidos por su apego inquebrantable al G:.O:.D:.F:., lo que encarna y lo que es. Cada uno, según su personalidad, representa al G:.O:.D:.F:., diverso, múltiple y sin embargo tan coherente. Son las piezas de la formidable obra que constituye la masonería en general y el G:.O:.D:.F:. en particular.

Una gran obra que se ha tejido oponiéndose a la tragedia de la Historia, que hoy vuelve a aparecer ante nosotros. A los atentados terroristas asesinos y el malestar social recurrente, siguió una crisis de salud de magnitud sin precedentes, que trastocó profundamente nuestros estilos de vida y cuyas graves consecuencias económicas, sociales, culturales y psicológicas aún se desconocen.

Si bien el futuro muy cercano es tan ilegible como amenazante, y en una sociedad que está perdiendo el rumbo en la que la opinión ahora parece actuar como doctrina y la emoción como pensamiento, la masonería es un punto de interés, un anclaje moral, filosófico y republicano. Es un lugar de reflexión y previsión, cuyo método iniciático y simbólico permite avanzar hacia un conocimiento objetivo y una ética del yo, cuya adquisición tiene como único fin la construcción del Templo, es decir, de la ciudad feliz. La masonería es una de las herramientas de la lucha por la libertad, la justicia, la emancipación y el acceso a una buena vida para todo ser humano.

Al conciliar misticismo y racionalidad, tiene la capacidad heurística de abrir muchos campos propicios a una renovación cuyo pilar sería el humanismo. Procedente de la Ilustración, yendo más allá de las disputas dogmáticas, uniéndose en la escucha y el respeto mutuo de los antiguos adversarios irreductibles, vinculando mediante el ritual los presentes con los ancianos, los vivos con los muertos, la masonería ha sido, desde sus orígenes, un camino intelectual, moral y espiritual para encontrar “el camino recto” del vínculo fraterno universal en el bosque oscuro de la comedia humana.

Portadora de un ideal de paz, justicia y fraternidad, se inclina, el trabajo en la ciudad al conocimiento de uno mismo, la razón crítica y la libertad de conciencia a la hermenéutica de los mitos ancestrales en una búsqueda de sentido huyendo de superstición y dando acceso a una espiritualidad secular cuyo horizonte metafísico se ha emancipado de toda tutela.

La masonería, ciertamente, encuentra su riqueza en sus prácticas y en sus rituales, en su pensamiento y en su ideal, en la sociabilidad que induce su compartir, pero más probablemente en la singularidad de sus conjunciones.

Mezclando interioridad y sociabilidad, proximidad y distancia, libertad individual y acción colectiva, ética y conocimiento, reúne itinerarios ciudadanos filosóficos, espirituales y personales en un camino común cuyo fin es la mejora del hombre y la sociedad.

Este camino común del cual los principios generales del G:.O:.D:.F:. están enunciados en la Constitución, base iniciática fundamental de nuestra Obediencia.

Este camino que tomé por primera vez en este momento inolvidable tan especial y tan fuerte para todos nosotros, cuando recibí los primeros triples y cálidos abrazos fraternos de los HH:. de mi L:., Los 7 HH:. de Heliópolis, en el Or.·. de Conflans-Ste-Honorine, y que luego me envolvieron la fuerza de la idea masónica, el calor de la amistad fraternal y mi idoneidad inmediata a la estructura.

Ninguno de estos tres sentimientos me ha abandonado desde entonces, ya sea durante las tenidas ordinarias en mi taller o en las muchas LL:. que tuve el placer de visitar, así como durante las sesiones de mi Congreso Regional incluyendo las HHas:. y los HHos:. siempre me han apoyado con su confianza y me han rodeado de su cariño.

Estos sentimientos también estuvieron intensamente presentes en cada Convento. El que experimenté durante mi presidencia me hizo sentir aún más la fuerza y la densidad de G:.O:.D:.F:. Incluso en la forma que la pandemia nos está imponiendo hoy, podéis imaginar lo animados que están en este momento cuando me confiáis el primer mazo de nuestra Obediencia. Nuestra gran, bella e incomparable Obediencia, cuyas particularidades hacen que la riqueza sea la singularidad.

El G..O..D..F. es, de hecho, una Orden iniciática que alberga una pluralidad de ritos y un crisol de laicidad, un conservatorio de tradiciones y un laboratorio democrático, un espacio para el desarrollo individual y un lugar para la elaboración de un pensamiento colectivo. Es esta complejidad la que realiza su alquimia única y perder uno de sus componentes significaría perderlo todo. La preservación de su especificidad, su papel y su lugar a la luz de su historia, es imperativa y somos los custodios del momento.

Este eje dirigirá y liderará toda nuestra acción. Nuestro objetivo principal será salvaguardar la esencia y la identidad de G:.O:.D:.F:. Esta idea rectora enmarcará el marco de nuestras decisiones y determinará la dirección general de nuestra acción. Primero de nuestras prioridades, siempre aparecerá en el fondo de nuestro proyecto.

Conscientes de que las circunstancias son difíciles y particularmente inciertas, nuestra brújula será el mantenimiento de G.:O:.D:.F:. en todas sus dimensiones y la voluntad de asegurar su influencia.

  1. La idea rectora: El papel y el lugar de G:.O:.D:.F:. en
    la sociedad

Para que ocupe el lugar que le corresponde en el panorama masónico francés e internacional y que ejerza plenamente su papel tanto en la república, como en el debate de ideas, debemos trabajar sin descanso para que el G:.O:.D:.F:. esté tanto en sus atributos como en su influencia, en su extensión como en su alcance, a la altura del ideal que lo anima y de la historia que forjó.

Nuestra primera misión, por tanto, la que determinará y superará a todas las demás, es la preservación de G:.O:.D:.F:.En la constante preocupación por el buen orden administrativo y financiero, al velar por la protección de la Constitución y el Reglamento General tal y como indica su artículo 128 sobre las atribuciones del Consejo de la Orden, nos corresponde en primer lugar mantener intactos sus tres pilares:

  • La iniciación, determinante fundamental de nuestra Orden, cuya práctica y enseñanza nos construyen y establecen la originalidad y la riqueza de la reflexión masónica.
  • El filosófico y ciudadano, guiado por la absoluta libertad de conciencia, significado por una organización interna horizontal y democrática ejemplar, inseparable de su parentesco republicano.
  • El tercer pilar, ético, fraterno y de convivencia, arquitecto de una aventura humana personal con inigualable carácter.

También nos toca a nosotros, y no es lo más fácil ni lo menos necesario, mantener día a día la unión y el encuentro dejando todo su lugar a la libertad de expresión, el debate y la diversidad de los puntos de vista, de acuerdo con la dialéctica específica del método masónico, cuyo mandato paradójico despierta las capacidades creativas y permite la adhesión reflexiva y la concordia.

El equilibrio de este conjunto es delicado y puede romperse tanto por exceso como por defecto. Por eso, parafraseando a Montesquieu, sólo debemos tocar nuestra Obediencia con “mano temblorosa”, con paciencia, humildad y mesura.

Entre el fluir de lo nuevo y la inercia de lo viejo, sin retroceder o abdicar de lo esencial, un nuevo cumplimiento debe permitirnos, sin ruptura y sin correr el riesgo de perder nuestro pasado, acordar las adaptaciones necesarias para nuestro funcionamiento. El uso repentino de nuevas herramientas en los últimos meses es un ejemplo.

“El ser consiste en movimiento y acción”, escribió Montaigne. La vida es movimiento y todo grupo, asociación u organismo muere de su inmovilidad, antesala de su futilidad y de su impotencia.Para el masón, ser es interactuar, pensar en el otro, abrirse e ir hacia él, escuchar, observar, dar y recibir, conocer y compartir, extender la mano, practicar un diálogo que atraviesa el tiempo, todo lo contrario al encierro, sea físico o mental.

La masonería es una filosofía de la alegría a través de su praxis de estar presente para los demás. La ausencia y el vacío presagiarían su desaparición final.Esto muestra la importancia de reanudar el trabajo. Una necesidad: la reanudación del trabajo

La inactividad es en efecto un veneno lento, la separación y el alejamiento configurando un proceso de disolución de LL:. y por tanto de la Masonería que, de no advertirse, podríavolverse irreversible. La hipótesis de una desaparición parece improbable, pero la de un receso, una pérdida de sustancia, igualmente fatal, no lo es.

La obra que se abre ante nosotros es inmensa y la vuelta en L:. es imprescindible. Tan pronto como sea posible, cuando las condiciones normativas sanitarias lo permitan, estemos dispuestos a retomar nuestro trabajo para que el mayor número de talleres vuelva a reunirse periódicamente en tenida. Es imperativo que redescubramos el enriquecimiento y el placer de la presencia física, ciertamente en la responsabilidad, aplicando con rigor las medidas recomendadas y los gestos de barrera, aceptando obviamente la ausencia de los más frágiles, incluso en menor número, pero bajo la forma ritual y según el método masónico, y en carne y hueso, que es lo mínimo para los Maestros Masones.

Sin embargo, a menudo esto sigue siendo imposible y, en estas circunstancias excepcionales, las LL:. han tenido que recurrir a soluciones alternativas. Incluso insatisfactoria, la forma desmaterializada nos ha permitido reunirnos y discutir nuevas formas de encuentro que, a pesar de sus límites y aunque nunca sustituirán a nuestros tenidas, ofrecen muchas posibilidades. Se trata de herramientas interesantes, fáciles de usar y económicas y, sin caer en la trampa mortal de la “telemasonería” y tomando moderadamente este nuevo lenguaje, tomamos en cuenta que, videoconferencia, teletrabajo, zoom, presencial y a distancia constituyen un nuevo léxico de uso común.

Con estos nuevos apoyos y, a pesar de muchas reticencias iniciales, las HHas:. y los HHos:. pudieron mantener relaciones, trabajar y estar en contacto y ahora, estos instrumentos se han vuelto familiares. Incluso si estas reuniones sólo pueden ser profanas y nunca reemplazarán nuestro trabajo en tenida, no podemos reaccionar como fanáticos y rechazar cualquier objeto nuevo con el único pretexto de su modernidad.

Así, los Congresos Regionales y el Convento se inclinaron por utilizar la herramienta digital para cumplir con sus obligaciones normativas esenciales y en estas ocasiones, notamos la muy fuerte movilización de los delegados. Una vez más, esta participación de LL:. demostró su compromiso e implicación en la vida de la Obediencia.

Saludamos a los Congresos Regionales que han logrado llenar sus numerosas e indispensables misiones así como el Colegio del Convento y su Presidente que prepararon y dirigieron nuestra Asamblea General anual en estas difíciles condiciones sin precedentes y cuyo éxito es de felicitar.

También agradecemos al personal del G:.O:.D:.F:. quien a lo largo de esta racha nunca ha fallado, cumpliendo su cometido con profesionalismo y dedicación. La calidad de su trabajo merece ser plenamente apreciada por todas nuestras HHas:. y nuestros HH:. Con los G:.S:.A:.I:., como con todo el Consejo de la Orden, procuraremos escucharlos y mantener con ellos relaciones sinceras y respetuosas, con única preocupación la del interés general.

Es a través del trabajo, la buena voluntad y el apego de todos a nuestra Obediencia, elegidos y no elegidos, que a pesar de las complejidades administrativas y los escollos de salud, el G:.O:.D:.F:. podrá continuar la construcción de su edificio. Y los constructores de este edificio son las LL:…

Una convicción: la preeminencia de las LL:.

La historia apócrifa dice que las LL:. eran solo cuatro cuando se reunieron por primera vez en Obediencia, al comienzo de la masonería moderna, en 1717 en Londres, en la trastienda de La oca y la parrilla. Hoy el único G..O..D..F., tiene más de 1300 LL:.

Las LL:. son el tejido vivo de la Obediencia, su sustancia y su espíritu. De su vitalidad depende su propia realidad, su energía y su influencia. La eficacia del G:.O:.D:.F:. pasa necesariamente por el resurgimiento de las LL:. Son los únicos lugares donde se enseña y se transmite la iniciación, donde se combinan la libertad individual y el pensamiento colectivo, o se forjan los lazos de ayuda mutua y fraternidad. Como fuerza impulsora detrás de la difusión de los ideales masónicos, su establecimiento territorial es un plus insustituible para promover nuestros valores y aplicar nuestros principios en el mundo profano.

La conciencia de su preeminencia nos animará permanentemente.

La dinámica de las LL:., su actividad y su implicación son fundamentales y el Consejo de la Orden, que es su órgano representativo y coordinador, debe ser la expresión de sus deseos. Él estará a su lado para acompañarlas, apoyarlas y fortalecerlas.

Continuaremos el trabajo del Consejo de la Orden descendente sobre cuestiones  demográficas y de contratación, cuyas variables debemos especificar y comprender.Si parece que estamos casi todos de acuerdo en ampliar la m
oratoria a la creación de nuevas LL:., corremos el riesgo, con la crisis, de sufrir una cierta disminución en el número de plantilla y muchos talleres pueden encontrarse pronto en dificultad, lo que cambiaría la lectura actual y requeriría un enfoque diferente de todo el tema.

A estos problemas de distribución, densidad y en ocasiones supervivencia de LL:. se suman los de su práctica administrativa como de su interactividad.Para remediar esto, continuaremos mejorando nuestra tecnología de la información, con el fin de facilitar el acceso a las bases de datos, desarrollar la difusión y comunicación del trabajo de LL:. y poner a disposición de las HHas:.. y los HHos:. del G:.O:.D:.F:. una herramienta fácil de usar, práctica y completa.

Con este objetivo que el Ejecutivo tenga con las LL:. las relaciones más cercanas, iremos a encontrarnos con ellas lo antes posible y visitaremos un gran número de Orientes repartidos por todo el territorio dentro y fuera de la metrópoli para poder intercambiar con las HHas:. y los HHos:. que lo deseen en torno a todos los temas que deseen abordar, especialmente numerosos en el contexto actual. Estos diálogos nos permitirán preparar juntos la reanudación de la actividad de nuestra Obediencia.

Los acontecimientos que vivimos tendrán un resultado y debemos anticiparnos yendo más allá de ellos. Mientras una pandemia a gran escala ocupa todo el espacio, no perdamos de vista que nuestra República es, a lo largo de los años, cada vez más abusada. Además de la fragmentación social y cultural de nuestra sociedad, persisten las tensiones de seguridad, que provocan una preocupación generalizada que precipita a las poblaciones a la tentación totalitaria, haciéndoles confundir la degradación de sus libertades con un refugio seductor.

  • De la observación de la crisis a su superación: una reflexión esencial para el GODF

Así, nuestra República indivisible, laica, democrática y social parece doblegarse día a día bajo el peso de los monstruos que la asaltan. El más abiertamente criminal es el islamismo fanático, una ideología política fascista cuya desviación de la religión sirve de pretexto, y que en su locura asesina ha cometido en nuestro suelo en los últimos años atentados matando a casi 300 personas y causando varios miles de heridos.

Pero debemos enfrentarnos a otros adversarios más insidiosos de la República, ubicados en los dos extremos del panorama político, animados por pasiones tribales antagónicas y un resentimiento común hacia la nación, y crear nuevos cismas democráticos para debilitarla.“La masonería es la República a cubierto, la República es la masonería al aire libre.”, proclamó el orador del Convento de 1894.

Compañero inquebrantable de la república, el G:.O:.D:.F:. quiere ser una conciencia, una vigía, una centinela. Hagámoslo también un baluarte. A partir de ahora, es la acción y la resistencia lo que debemos mostrar para combatir y derrotar a los enemigos de la República tanto como a sus aliados objetivos, que son la complicidad imbécil y la cobardía miserable. Esforcémonos por hacerlo sin que nosotros mismos Masones del G:.O:.D:.F:., no caigamos en la trampa del dogmatismo defensivo, en la ceguera del egoísmo y la facilidad de la demagogia, defendiendo las libertades fundamentales y la ley, incluso para nuestros adversarios.

“La libertad es siempre la libertad de quienes piensan diferente”, dijo Rosa Luxemburg.Que el G:.O:.D:.F:. lo olvide o lo ignore significaría que nuestra Obediencia se extravía y luego se pierde.Pero además de los ataques a la República, hay una crisis más sistémica. En un mundo que se ha convertido en “una aldea global”, una aceleración generalizada de la modernidad hace que choque repentinamente con los antagonismos históricos de la humanidad y conduce a un proceso de desorganización progresiva generalizada de las sociedades.Sin embargo, toda crisis lleva consigo su propia trascendencia y la masonería se ha levantado contra la inmutabilidad del mal.

El momento por el que atravesamos puede dar lugar a una reconsideración del mundo actual y el G:.O:.D:.F:., en su lugar, debe ser protagonista activo en esta reconstrucción. A ella le aportará su pensamiento original, que saca su fuerza de su elaboración paciente, en L:., bajo  la regla iniciática, a largo plazo, en la escucha, el intercambio y cuya benéfica lentitud proporciona retroceso, distancia y altura.

Es porque así se construye, en las tenidas, en el espacio sagrado del Templo, lejos del tumulto, según el método simbólico, que este pensamiento aporta su singular contribución a la mejora del hombre y la sociedad. Es decir cuánto en los tiempos confusos, conflictivos y amenazantes que estamos viviendo, el G:.O:.D:.F:. debe estar presente, activo y reconocido.

En esta perspectiva, el trabajo de las LL:. sobre el Libro Blanco del “Después” deseado por nuestro G:.M:. pasado podría constituir el punto de partida para una reflexión más profunda sobre las numerosas vulnerabilidades, defectos e insuficiencias de la organización de nuestra sociedad que la pandemia sólo ha enfatizado y en ocasiones ha empeorado.

La conciencia de la realidad global de los seres vivos resalta e impone en nosotros el respeto por nuestro medio ambiente y la preservación de la biodiversidad. El de la unidad de los seres vivos se manifiesta en una mejor consideración de la condición animal, preludio esencial del Humanismo. Ante el riesgo de colapso, la cuestión ecológica esencial es ahora una emergencia vital para el equilibrio del mundo y el futuro de la humanidad.

En una cultura hoy principalmente orientada hacia la tecnología y acercándose a ella, el totalitarismo digital y, en general, la arrogancia científica y tecnológica contemporánea agravan los temores del establecimiento definitivo de una sociedad totalitaria post humana. La cuestión de la tecnología y el lucro frente a la condición humana se convierte en el debate decisivo de la modernidad.

Para que el G:.O:.D:.F:. participe plenamente, con el fin de arrojar luz sobre una deliberación pública cada vez más exigente sobre este tema, el Consejo de la Orden propondrá a las LL:. como hilo conductor para llevar a cabo una amplia reflexión en torno a una nueva organización de la sociedad, si no una reinvención del mundo.

Pudiendo reemplazar este año las Cuestiones en estudio en las LL:. que no pudo concretarse por las condiciones del Convento, este hilo conductor ampliará el Libro Blanco y podrá hacerse una síntesis de las nuevas aportaciones a partir del modelo de las Cuestiones en estudio en las LL:.

Las LL:. podrán completar y profundizar su reflexión y así traer su visión masónica desarrollada en el tiempo, mientras, fuera del templo, la avalancha de nuevos datos acelera cada vez más la caducidad de los anteriores, arrasando sin sin embargo invalidarlos.

En aras de la coherencia y coordinación de este proyecto, buscaremos la ayuda y el apoyo de los Congresos Regionales respetando sus prerrogativas. También propondremos involucrar plenamente a las comisiones conventuales, de las que conocemos la alta calidad de su trabajo y con las que desarrollaremos relaciones, intercambios y colaboraciones. Se nombrará un Gran Oficial para este propósito.

Para darle un impacto nacional a este proyecto, y si las condiciones sanitarias lo permiten, la organización de una jornada nacional de acción del G:.O:.D:.F:. tomará el acto de fundación de este sitio.

En una fecha común, el Consejo de la Orden, en simbiosis con las LL:. que pondrán en marcha un evento de exteriorización en torno a estos temas, programará una conferencia que tendrálugar en un lugar emblemático. Reunirá a ponentes de gran calidad, masones y laicos, y estará abierto al público en general con el fin de dotarlo de audiencia, influencia y notoriedad. Esta jornada nacional de acción quiere ser la primera piedra de un gran proyecto que instale nuestra Obe
diencia en su siglo.

  • Externalización

De manera más general y en la medida de lo posible, fomentaremos la exteriorización de nuestras LL:.Su Tenidas Blancas Abiertas, conferencias públicas, exposiciones que reflejan la apertura al mundo, el compromiso con la ciudad y el deseo no retirada del G:.O:.D:.F:.

Por su parte, en función de las condiciones sanitarias, el Consejo de la Orden seguirá organizando las Universidades Populares Masónicas en las provincias con los mismos métodos que antes y se seguirán creando las Obras de la República, una vez al mes, en el edificio de la calle Cadet (Paris).

Si es posible, también habrá una celebración de la Laicidad, el 26 de junio en honor al Caballero de la Barre, figura destacada en la lucha por la libertad de conciencia.

Una semana antes, el 19 de junio, quisiéramos renovar la jornada Jean Zay dedicada a la Escuela de la República, cuyo debilitamiento con razón concierne a todos los ciudadanos responsables. La educación ocupa un lugar central en la organización de la ciudad y las dificultades de nuestro sistema educativo son uno de los síntomas más preocupantes de la enfermedad republicana. “Ninguna de las leyes más útiles servirá de nada si no se imparte educación a los ciudadanos” ya afirmó Aristóteles y Condorcet explicó que la instrucción pública tenía la doble función de transmitir conocimientos y formar ciudadanos. Por eso este proyecto es fundamental y un Gran Oficial se encargará de él. También deseamos hacer un seguimiento de la preocupante evolución de nuestras Universidades. Los trabajos de educación popular, directamente vinculados al concepto de solidaridad, se llevarán a cabo dentro de la Comisión de Asuntos Humanitarios y Solidarios.

Finalmente, nuestra tradicional reunión del día 1 de mayo es de excepcional importancia este año ya que estamos celebrando el 150 aniversario de la Comuna de París. Hagamos un llamado a los espíritus de la República para que las condiciones sanitarias no nos obliguen a cancelar este aniversario de un hecho importante en la historia de la República.

La Comuna, extensión de la esperanza nacida en 1789, fue la fuente de un progreso considerable para el inconsciente colectivo republicano francés y un movimiento popular que deben inspirarnos muchas demandas. Entre ellos, la igualdad de género, la libertad de conciencia, la educación laica, gratuita y obligatoria, y también, en palabras de Gustave Courbet, el deseo de “hacer la cultura abierta a todos, haciéndola salir del ámbito comercial”. Este deseo de construir una fraternidad cultural resuena extrañamente en estos tiempos de cierre prolongado de todos los museos, teatros y salas de conciertos.

La cultura abierta y popular es un elemento determinante del proyecto emancipador de la república, no puede estar ausente de la acción masónica.En la construcción de una sociedad ilustrada, el G:.O:.D:.F:. y por lo tanto sus LL:. deben defender y promover el arte, la literatura, la pintura y la música contra los filisteos de todo tipo, hacerlos accesibles a todos.

Punto de reunión con el mundo profano, sujeto y objeto, el lado cultural de nuestra Obediencia es una de las manifestaciones de su carácter histórico, temporal y ciudadano.Entre los más notorios, el Museo tiene previstas, además de su exposición permanente, varias exposiciones temporales. Palanca de comunicación de alta calidad de la Masonería y G:.O:.D:.F:., la apoyaremos inequívocamente, y trabajaremos tanto en su enriquecimiento como en su potenciación.

Saludamos la dedicación de todo ese personal asalariado y voluntarios que laboran en ella y que además han vivido un año muy difícil.El Museo, la Biblioteca, los archivos, contienen y mantienen la memoria de la Obediencia, Contribuyen a hacer del G:.O:.D:.F:. tanto como un objeto histórico, un conservatorio de tradiciones y usos que mantiene y refuerza nuestros vínculos atemporales con los HH:. que vinieron antes que nosotros.

  • Solidaridad

La acción masónica, cualquiera que sea su forma de actuar o los objetivos que persigue, sólo puede ser guiada por la fraternidad.La fraternidad producida por el atanor iniciático en una alquimia interior que transforma a los seres.

Se revela en la preocupación constante por la unificación, que es su fruto como la semilla. La búsqueda de la unión es un deber implícito en la Masonería, la práctica de la división, ya sea efecto del mal compañero o producto de un error profano, es su desviación.Pero sobre todo, la fraternidad se expresa a través de la práctica de la solidaridad.

Concepto cardinal y fundacional, la solidaridad, une y comparte, reconoce la igualdad de los seres humanos, como la Laicidad. En esto, la solidaridad es inseparable de ella, siendo ambos proclamados en el artículo 1 de la Constitución de G:.O:.D:.F:.

Como supo hacer en la lucha histórica por el laicismo, nuestra Obediencia debe comprometerse resueltamente para que la solidaridad sea una prioridad republicana. Depende de nosotros instalarlo a largo plazo en el debate público para que pase a formar parte del texto de la ley. Trabajaremos así, según la fórmula de nuestro H:. Léon Bourgeois, en la construcción de una “República de la mano extendida contra la del puño cerrado”.

Siguiendo el modelo de los muchos HH:. que contribuyeron al programa del Consejo Nacional de Resistencia, cuya solidaridad estuvo en el centro del proyecto, siguiendo el ejemplo de los muchos masones pioneros del trabajo sobre la Renta Universal de la Existencia durante másde veinte años, nos corresponde reafirmar ante los distintos actores y tomadores de decisiones de la vida pública, la piedra angular de la solidaridad en el edificio republicano.

El G:.O:.D:.F:. es una fuerza de propuesta y progreso. Contribuyendo a fortalecer la consideración de la solidaridad en las políticas públicas, el G:.O:.D:.F:. está en armonía con su enseñanza iniciática y coherente con su compromiso cívico.

Internamente, para el nuevo año masónico que se abre, en consulta con la Autoridad Nacional para la Solidaridad Masónica, el Consejo de la Orden descendente y el G:.M:. pasado:., frente a las probables consecuencias sociales dramáticas de los eventos que atravesamos, deseamos que la Obediencia tenga los medios necesarios para afrontar todas las futuras demandas económicas de la solidaridad y poder satisfacer las necesidades que, lamentablemente, probablemente serán cada vez más importantes en el futuro. El Convento dio el visto bueno a esta solicitud, aprobada por votación masiva.

En apoyo de estas ayudas, el Consejo de la Orden y su G:.Hosp:. trabajarán también en la posibilidad de poner en marcha un cierto número de herramientas prácticas en la asistencia y acompañamiento de las HHas:. y los HHos:. encontrando dificultades de salud, vivienda y dependencia con un trabajo centrado en el “5º riesgo”. Asimismo, ante los problemas  laborales, parece importante apoyar a las Asociaciones Solidaridad Empleo Escucha para que puedan acudir en ayuda de todos aquellos que lo soliciten.

En materia de solidaridad exterior, la Fundación está realizando un trabajo notable.Operando solo por donaciones, los límites de sus recursos no impiden la alta calidad de sus acciones, lamentablemente ignoradas con demasiada frecuencia por las HHas:. y los HHos:. de la obediencia. Queremos darle mayor visibilidad. La Fundación puede ser efectivamente un vector positivo de la comunicación del G:.O:.D:.F:. sobre un aspecto desconocido de la solidaridad de los masones con el mundo profano.

Siendo solidarios, daremos seguimiento al trabajo realizado en materia de discapacidad, abriremos un espacio de trabajo sobre la violencia contra las mujeres y los niños y continuaremos reflexionando sobre la situación de los migrantes. Tres Consejeros de la Orden estarán a cargo de cada uno de estos temas.

Las migraciones humanas, que pronto pueden aumentar e
xponencialmente con el cambio climático, ponen de relieve la obligación filosófica, filantrópica y moral de ayudar, apoyar y cuidar a las poblaciones martirizadas, desplazadas y heridas, aplastadas bajo el talón de hierro de dictaduras civiles, militares o religiosas.Las misiones internacionales de la masonería liberal están en la escala de este problema.

  • Política internacional

La política internacional del G:.O:.D:.F:. radica en la presencia y acción de nuestras LL:., en elexterior, también en las relaciones e intercambios con obediencias amigas extranjeras.El G:.O:.D:.F:. marca su apoyo a nuestras HHas:. y a nuestros HHos:., acompañándolos cuando a veces el único hecho de pertenecer a nuestra Orden puede representar para ellos un peligro real.

También quiere, a través de esta presencia, fiel a su historia y sus valores, expresar su compromiso con los pueblos que luchan por su liberación y emancipación.La búsqueda del desarrollo de nuestras LL:. en el extranjero, cuando parece necesario, ha sido votada ampliamente y sin ambigüedad en los últimos Acuerdos. Aplicaremos esta voluntad.

Cuando las condiciones lo permitan, volveremos a organizar los numerosos intercambios, consultas y eventos en el exterior que apoyará la G:.S:.A:.E:., en colaboración con los Grandes Oficiales responsables respectivamente de las áreas África-Oriente Medio, Pacífico-Índico, América-Caribe y Europa. Esta última entidad geográfica presenta hoy un doble aspecto. Por un lado, sus LL:. están adscritos a diversos congresos regionales con los que se han creado vínculos muy fuertes y transnacionales. Por otro lado, forma con la Francia metropolitana, por razones de proximidad geográfica, cultural, económica y política, un vasto territorio común cuya continuidad constituye un elemento esencial de reflexión. En esta nueva área, el desarrollo de nuestros valores y principios republicanos, entre los que el laicismo es fundamental, pasa por el de la masonería liberal.

Obviamente será uno de nuestros grandes proyectos de futuro.Nuestra mirada no puede detenerse en nuestras fronteras y nuestras HHas:. y nuestros HHos:. del mundo representan el futuro de la República universal que apreciamos. Deseamos ver a muchos de ellos participar en la vida de la Obediencia. Sus palabras son fundamentales para enriquecernos tanto con sus análisis como con sus sentimientos que amplían y desarrollan el pensamiento colectivo de G:.O:.D:.F:.

  • Jurisdicciones

Algunas palabras sobre las Jurisdicciones de G:.O:.D:.F:. administrativamente autónomas y ejecutivamente independientes, bajo la bandera común de G:.O:.D:.F:., compuesta por HHas:. y HHos:., miembros de la Obediencia y animados por el mismo ideal masónico, las jurisdicciones son parte integral del G:.O:.D:.F:.

Al servicio del interés general y del G:.O:.D:.F:., trabajaremos con ellos en fraternidad y en consulta, fuera de cualquier estructura piramidal, según el marco específico del Gran Oriente, del cual todos medimos cuánto es valiosa la preservación. Es el marco que garantiza la  libertad de elección individual y permite, en su totalidad y en su totalidad, la pertenencia al G:.O:.D:.F:. a quienes lo deseen, extender su reflexión como mejor les parezca dentro de las jurisdicciones sin obstruir en lo más mínimo la práctica en L:. azul simbólica ni interferir con la organización horizontal de la Obediencia, riqueza e identidad de la G:.O:.D:.F:.

  • Relaciones inter obedienciales

En cuanto a nuestras relaciones con otras Obediencias, el G:.O:.D:.F:. es la obediencia más antigua e importante de la masonería liberal. Debe asumirlo con una clara conciencia de su propia historia sabiendo que es parte de un vasto y tupido conjunto masónico.

La masonería es una familia de pensamiento cuya pluralidad de miembros es una riqueza. Sin embargo, tengamos cuidado de que hoy esta multiplicidad no se convierta en su túnica de Nessus.

La eflorescencia masónica es un signo paradójico. Puede ser la manifestación de la diversidad creativa cuando amplía su oferta de opciones filosóficas, espirituales e intelectuales, pero puede volverse mortal si causa dispersión, desorden y confusión.

Para salir del inextricable laberinto de obediencias cada vez más numerosas para el profana, continuaremos el trabajo emprendido en los últimos años en colaboración con los principales, de revisión de numerosos tratados de amistad y reconocimiento que se han vuelto inadecuados u obsoletos.

Lejos de cualquier tentación hegemónica, nos ocuparemos de mantener, en el respeto mutuo, las mejores relaciones con las HHas:. y los HHos:. de las obediencias amistosas con las que queremos mantener relaciones fraternas.

Mis QQ:. HHas:., mis QQ:. HHls:., aquí estamos al final de estas palabras, pronunciadas frente a un Convento lamentablemente restringido, y que les entrego con toda sinceridad en el  umbral de este mandato. Le exponen las líneas principales de nuestro proyecto, indisolublemente ligado a nuestro apego al G:.O:.D:.F:. ya nuestra determinación, al servicio del interés general.

Un proyecto impulsado por el deseo de mantener y preservar los pilares fundamentales específicos de G:.O:.D:.F:., una convicción de que la realidad de la masonería está en las LL:., una ética, la de la fraternidad.

El G:.O:.D:.F:. una vez más en su historia, se encuentra ante sí circunstancias con las que debe estar a la altura y somos conscientes de la importancia, la complejidad y la multiplicidad de los problemas que surgen presentes ante nosotros.

El G:.O:.D:.F:. no es un partido ni una Iglesia y la masonería, una ideología o un dogma. La masonería es una idea, una idea que nos supera y que nos hace crecer.“Con la huella nos agarramos a la cosa, con el aura, es ella quien nos agarra”, escribió W.Benjamin en el Libro de los pasajes.

Las ideas dan forma a las personas y si la masonería a veces nos desconcierta, a menudo nos llena y nos impregna siempre y para siempre.Las ideas también dan forma a las instituciones y la G:.O:.D:.F:. es una Orden iniciática que, para llevar una visión fraterna, justa y generosa del mundo, debe tener su traducción en sus usos.

Conocemos el poder de la idea masónica, sólo depende de nosotros que la institución que la encarna a nuestros ojos, el G:.O:.D:.F:. superando su representación, se eleva a la altura de su realidad para afrontar los nuevos retos del momento, como ha podido hacer en el pasado.

Es la “forma de ser de cada una de las HHas:. y de los HHos:. del G:.O:.D:.F:., en plena responsabilidad, que esta fuerza le llegará, donde sea y en cualquier lugar que esté, en las columnas o en el ejercicio más visible de una función, el tiempo efímero de un mandato, cada uno de igual importancia con respecto al tiempo masónico y la historia de la Obediencia.

Mis QQ:. HHas:., mis QQ:. HHls:., así construiremos nuestro edificio común, unidos por la amistad fraterna y la auto-ética, con la enseñanza iniciática como viático , libertad de conciencia y fraternidad, y descubriremos juntos, día tras día, el “camino recto” descrito por Dante, el que, para nosotros, traza el surco de la idea masónica y del G:.O:.D:.F:.

Viva el G:.O:.D:.F:. !

He dicho

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta